Futbol, dinero y líquidos en Colombia

Por: José Guzmán (@guzmanfrench)

El miércoles 4 de Noviembre de 2009 todos los aficionados del fútbol colombiano recibieron una grata noticia en las secciones deportivas de los noticieros en horas de la noche, ya que los medios de comunicación anunciaron con bombos y platillos que al día siguiente sobre el mediodía tras concluir una nueva asamblea de la Dimayor seria anunciado de forma oficial Coca Cola como nuevo patrocinador del fútbol profesional colombiano tras el obligatorio alejamiento de la empresa Protabaco quien había patrocinado el torneo por casi 20 años pero debía ceder el lugar debido a la ley antitabaco en el deporte promulgada días antes y que empezaría a ejecutarse desde 2010.

En los suplementos deportivos se dio a conocer que la primera división seria conocida como “Liga Coca Cola” mientras que la división de ascenso seria llamada “Torneo Powerade” los informes iban acompañados de imágenes que dejaban ver algunos pendones de como seria la iconografía del fútbol colombiano a partir de ese momento, todo parecía salir de la mejor forma posible para todas las partes… Pero todo cambió a último momento.

Minutos antes del inicio de la asamblea de la Dimayor la multinacional de gaseosas colombiana Postobón hizo llegar una oferta que superaba ampliamente desde lo económico a la presentada por Coca Cola ($47.000 millones versus $30.000 millones de la famosa bebida negra) y un rato después el banco español BBVA también hizo llegar un ofrecimiento a la reunión.

c6989de5000eaf206be324fa9f7afca0

Así pues la asamblea en la que se debía discutir el sistema de campeonato de 2010 y confirmar sin mayor trámite el patrocinio de Coca Cola se convirtió en una feroz competencia en la que los presidentes de los clubes colombianos deberían votar para escoger el patrocinio de la liga, con el paso de las horas cada empresa fue agregando detalles a su oferta para ser escogida pero Postobón con una  jugada maestra se aseguró la victoria: Prometió anticipar 25.000 millones antes de acabar 2009 para que todos los clubes de primera y segunda división se pusieran al día con los parafiscales de sus jugadores y pudieran competir sin problema en 2010. A partir de ese momento el fútbol profesional colombiano es conocido como Liga Postobón y hay indicios de que podría ser renovado hasta 2018.

Este suceso es aún más polémico si se tiene en cuenta que el conglomerado del que hace parte Postobón (Grupo Ardilla Lulle) es propietario de los derechos de transmisión del torneo y este grupo económico también es propietario del equipo Atlético Nacional (De hecho su el logo de Postobón aparece en la camiseta del equipo desde 1999) lo que en su momento despertó suspicacias que aún no cesan y que ha llevado a los aficionados de los demás equipos pedir en diversos tonos que se retire el auspicio de Postobón para tener total transparencia en el desarrollo del torneo.

Sin embargo estas situaciones no se presentan solo en la Dimayor, también se evidencia en la Federación Colombiana de Fútbol, máximo ente de selecciones en la nación y que también ha hecho de la selección Colombia un monopolio económico con exclusividad para una marca auspiciadora hasta hace un par de años.

La marca es cerveza águila, uno de los productos emblema de la empresa Águila y que desde 1993 está vinculada como principal patrocinio de la selección Colombia, en su momento llegó como patrocinador exclusivo y no se le permitía a ninguna otra empresa el derecho de uso de imagen de la selección que en ese omento se preparaba para el mundial de 1994 que resultó en absoluto fracaso, incluso la federación se vio sometida a sanción por parte de la Fifa porque en un amistoso de la época disputado vs Venezuela la selección salió a la cancha con un aviso de Águila en el pecho, situación que está completamente prohibida y que tras la sanción no volvió a ocurrir.

Águila lleva más de 20 años vinculado como principal patrocinador de la selección y estará allí mínimo hasta 2018, en todo este tiempo ha creado campañas de gran acogida como #AquíElFútbolSeBaila hace un par de años o una muy recordada de 2005, cuando aprovechando el éxito de la selección juvenil de ese año que contaba con jugadores como Camilo Zuñiga, Abel Aguilar o Radamel Falcao creó un álbum que se llenaba con las etiquetas de la cerveza en las que aparecían los jugadores, la iniciativa fue un éxito y durante esos meses la cerveza fue la más vendida en todo el territorio nacional.

Sin embargo lo más importante para Bavaria es que a través de Águila se ha asegurado ser la única marca que aparece en los uniformes de entrenamiento y presentación de la selección y además en los partidos de eliminatoria es la única cerveza disponible en los estadios y la marca con más publicidad estática en los mismos. Lo mismo ocurre con selecciones juveniles y femeninas solo que no aparece Águila como producto sino Pony Malta otra de las bebidas que embotella Bavaria.

Y aunque ahora vemos esta influencia de las bebidas de forma fuerte en el patrocinio de la liga y las selecciones nacionales estas siempre han estado presentes en el fútbol del país, desde mediados de los 90´s son los auspicios más comunes de los equipos de fútbol del país y esto parece que no cambiará, o al menos no en un futuro cercano.

Marcas como Refrescos Konga, jugos Tutti Frutti, y las cervezas Leona, Caribe o Cristal Oro fueron clásicos en los 90´s en el fútbol colombiano, y entrado el siglo 21 vimos la “invasión” de los aguardientes y las cervezas que llegaron para quedarse y no se les ve intención de marcharse, aguardiente Cristal siempre ha estado vinculado al Caldas, Santa Fe fue campeón con el auspicio de Néctar en su espalda, América busca ascender con el auspicio de Aguardiente blanco del Valle, Deportes Tolima salió de una crisis que casi lo hace desaparecer con el auspicio de aguardiente Tapa Roja y el principal escudero de Rio Negro en su lucha por ascender siempre ha sido Aguardiente Antioqueño.

Y con las cervezas, a lo largo de la década hemos visto como Águila y Poker en las camisetas de casi todos los equipos del país, sería más fácil decir en cuales no han estado presentes al menos una temporada, para la historia quedará que Once Caldas casi conquista el mundo con el auspicio de Poker y Cúcuta sorprendió a propios y extraños en 2007 patrocinado por cerveza Águila.

Se podría hablar más a fondo sobre la influencia de estas marcas en el fútbol colombiano, pero la ampliación quedará para después, por ahora lo que queda claro es que el “dinero líquido” es apetecido en el medio y por mucho tiempo más seguirá siendo el principal auspiciador y beneficiado de nuestro maltrecho fútbol colombiano.

Por: José Guzmán  ()

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s