Bilardo: El doctor cura el anti fútbol

“Cuando uno se distraía, pimba, lo picaba. ¿Cómo no te van a decir amargo? Si tenes el azúcar por el piso” Así dice, en tono humorístico, Carlos Salvador Bilardo en un original spot de la Federación Argentina de Diabetes en el año 2011. Con la excusa de concientizar sobre la enfermedad y generar que más personas se hicieran el test, el ex entrenador de la selección argentina bromeaba sobre uno de los mitos más famosos que existen alrededor de él.

En realidad el mito corresponde al Estudiantes de La Plata de la década del 60, en donde Bilardo jugó la mayor parte de su carrera. El equipo era dirigido por el hombre detrás de muchas de las ideas y leyendas que corren al doctor: Osvaldo Zubeldía. El relato popular dice que Zubeldía era un anti fútbol, un director técnico mezquino y sucio, que mandaba a sus jugadores a hacer lo que sea con tal de provocar al rival. Así, además de insultos y comentarios, se pinchaba a los rivales con agujas dentro del campo de juego y, obviamente, el mediocampista estudiante de medicina era el gran protagonista. Como todo mito, hay algo de verdad y algo de exageración.

La anécdota, según Bilardo, comenzó en la previa a una final de copa Libertadores – De las tres que ganó de manera consecutiva con Estudiantes- cuando propuso pinchar un muñeco con los colores del rival. Sin embargo fue su propio carácter el que alimentó la fama que acompañaba al equipo de La Plata aquellos años. En tiempos de tribunas de madera y casi nada de televisión, todo podía pasar y nada comprobar. Roberto Perfumo, uno de los mejores defensores de la historia del fútbol argentino, alguna vez se enojó tanto con las burlas del doctor que lo fue a buscar con una patada terrible. Y casos como ese sobraron durante aquellos años.

¿El motivo? Bilardo era un provocador nato. Entraba a las canchas, le hablaba a los rivales y los molestaba. Los estudiaba antes, los investigaba, sabía sobre sus problemas personales, sus familias, sus vidas. Sus comentarios ácidos generaban que más de un jugador se saliera de concentración. Y entonces el mito se popularizó.

“Vos te imaginás si llegabas a pinchar a una persona el trompazo que te daba. No se podía, te mataban” se defiende en el mismo spot, con un poco de verdad pero también con cintura política para no terminar de decir que sí o que no. Algo que lo caracterizó siempre, sobre todo en los últimos años trabajando en la AFA, donde, entre otros, se peleó con Diego Maradona cuando éste dejó de ser técnico de Argentina post mundial de Sudáfrica.

En su etapa como entrenador, su perfil de “tramposo” y “mal perdedor” creció tanto como su nariz. El bidón de Branco es una de las anécdotas más conocidas, donde nunca terminó de aclarar qué ocurrió. En otra ocasión, cuando se aventuró al fútbol colombiano, se preparaba para disputar la final de la Libertadores con el Deportivo Cali frente a Boca Juniors. El técnico xeneize era Juan Carlos Lorenzo, un viejo zorro, quien mandaba a abrir las botellas de gaseosa delante suyo para asegurarse que el narigón no hubiese puesto nada en la bebida. En aquellos años en Colombia, donde también dirigió a la selección y estuvo cerca de llegar a España 82, Bilardo se relacionó con Pablo Escobar por lo que también se lo tildó de mafioso.

Mientras era director técnico de la selección fue cuando se dividió el fútbol argentino. Los Menotistas, amantes del fútbol lírico y para nada resultadistas, de un lado. Los Bilardistas, los ordenados, los que defienden el resultado por sobre todo, del otro. Esa ruptura persiste al día de hoy, quizás traducida en otros nombres (Como Bielsa o Sabella) pero firme.

A la Albiceleste llegó en el 83 y desde el comienzo lo rodeó la polémica. Para empezar le dio todo el protagonismo a Diego Maradona, quien durante la eliminatoria era muy criticado y no pasaba su mejor momento en Europa. También le dio la cinta de capitán, eligiéndolo por encima del experimentado Daniel Pasarella. Los resultados no acompañaban y las críticas llovieron por doquier, incluso del entonces presidente del país, Raúl Alfonsín. Con lo justo se clasificó al mundial con un recordado gol de Gareca a Perú. La prensa argentina, salvo algunos casos, ahorraba críticas. Se hablaba de su estilo de juego, de la preocupación por el arco propio y no por jugar bien.

Para esas críticas muchas cosas no importaban. O mejor dicho, se obviaban. Parecía irrelevante que venía de ser campeón en Estudiantes jugando bien distinto al equipo de los 60, con tres volantes ofensivos (Sabella, Ponce y Trobbiani) y dos delanteros. O que el mejor Diego se vio con él, a pesar de otro mito que dice que en aquel equipo campeón sólo jugaba Maradona. Como si no hubiese existido un Burruchaga, un Batista, un Valdano, laterales que pasaban al ataque, un Enrique en el medio y el significativo hecho de dejar a Bochini y Borghi en el banco.

La bronca con Bilardo viene, vale la pena repetirlo, desde los tiempos de Zubeldía, el técnico anti fútbol. El que prefería molestar a los rivales en lugar de tocar el balón. Hoy tomar en serio algunas de esas cosas es casi chistoso. Lo que la prensa y los hombres de fútbol de la época llamaron “anti fútbol” era la táctica y el orden obsesivo. Estudiantes concentraba semanas antes del comienzo de los torneos, entrenaba a doble turno, armaba jugadas preparadas en córners y tiros libres, forzaba el off side, pensaba cada partido según el rival e incluso llegaba a programar los casamientos de sus jugadores para que no coincidieran con los entrenamientos o épocas importantes. Con esa filosofía, en tiempos de fútbol espectáculo en Argentina, Estudiantes fue el primer equipo campeón del profesionalismo que cortaba el dominio de los cinco grandes. Al tiempo llegaron las tres Libertadores y la recordada Intercontinental ante el Manchester United. Todavía se recuerda el gol de la Bruja Juan Ramón Verón para silenciar el grito de “Animals!” que bajaba de la tribuna inglesa.

Con los años las prácticas de Zubeldía fueron adoptadas por todos los equipos y hoy no suena para nada raro que se prepare una jugada. Técnicos como Bielsa, Van Gaal pero también Pellegrini o Simeone lo aplican.

 Por: Facundo Marquez ()

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s